Nutrición y las cardiopatias congenitas

Desarrollo corporal

El peso suele afectarse más que la talla. La alteración hemodinámica conduce a un crecimiento insuficiente. El seguimiento del percentilo de peso nos indicará la repercusión que la cardiopatía está teniendo en el niño. El control del desarrollo corporal es importante, ya que la época de la lactancia es un periodo fundamental para el crecimiento de muchos órganos vitales como el cerebro y el hígado y se debe mantener un crecimiento adecuado, si se quiere que estos niños tengan una calidad de vida aceptable cuando lleguen a la edad adulta. Por ello, la presencia de un retraso del crecimiento es indicación de un estudio y tratamiento más activos. El tratamiento puede comprender medicación para la insuficiencia cardiaca, suplemento calórico o cirugía.

Alimentación

La leche materna constituye la mejor alimentación del niño cardiópata por tener una concentración baja de sodio y una  mejor absorción de hierro. La madre puede combinar la lactancia materna con las tomas de biberón, e incluso administrar leche materna extraída con sacaleches a través del biberón, para que así otros miembros de la familia puedan ayudar a dar las tomas, ya que la alimentación del lactante afectado de una cardiopatía congénita consume muchas horas al día, lo que llega a ser agotador para la madre responsable de su cuidado. Se debe instruir a la madre para que deje descansar al lactante unos segundos si le nota agitado o cianótico. Para evitar que regurgiten, es conveniente no moverlos ni cambiarles de pañal tras las tomas, y ponerlos a dormir discretamente semisentados (en decúbito supino o lateral). La posición semisentada también mejora la disnea si se tiene insuficiencia cardíaca.  La utilidad de la alimentación con biberón,  se basa en que permite medir el aporte y aumentar el aporte calorico de las tomas, pero no es cierto el tópico de que cueste menos trabajo que la succión del pecho materno, ya que se ha documentado lo contrario: se produce un mayor consumo de oxígeno con la succión del biberón que del pecho.4

Pueden ser necesarios suplementos de hierro en caso de anemia o en portadores de cardiopatías que cursan con hipoxemia. Las indicaciones de suplementos vitamínicos y flúor son las mismas que en los niños sin enfermedades cardiacas.

Debemos ser flexibles en el horario de las tomas. A veces se requieren tomas de menor volumen (para evitar el cansancio con la toma) y más frecuentes. En los niños mayores  como norma general, se aconsejará una dieta pobre en sal.

Podemos aumentar el aporte calórico mediante suplementos de grasas (triglicéridos de cadena media) e hidratos de carbono (se utilizan sobre todo dextrinomaltosas). Intentaremos aportar al menos 150 kcal/kg/día en los primeros meses de vida. La sonda nasogástrica, que puede ser necesaria en algunos lactantes, puede  llevarse al domicilio, y algunos tipos de sondas  pueden quedar colocadas durante semanas como es el caso de las sondas transpiloricas que pueden dejarse más tiempo ya que son siliconadas y además disminuyen el riego de aspiración. -.Se  recurre a la sonda nasogástrica cuando con el pecho o el biberón no ganan peso. Es aconsejable proseguir con pequeñas tomas para mantener el reflejo de succión. La sonda se coloca en el hospital y el niño debe permanecer internado hasta que se determine que la familia está bien instruida para el manejo de la sonda nasogastrica . Con leche materna o fórmula de inicio que aportan menos de 1 caloría por ml, la cantidad de agua necesaria para alcanzar la meta calórica para que un lactante desnutrido no siga perdiendo peso  o  bien que recupere el peso perdido (en torno a 150 kcal/kg/día) es inviable para la situación hemodinámica en la que se encuentran estos pacientes, ya que entrarían en insuficiencia cardiaca muy fácilmente, por lo que resulta necesario aumentar el aporte calórica con un suplemento de dextrinomaltosa y triglicéridos de cadena media; ambos se añaden en una proporción calórica similar. Se suele llegar hasta 1,5 kcal/ml, vigilando que la osmolaridad urinaria no sobrepase los 400 mOsml/l y que no ocasione vómitos o esteatorrea. Se deben controlar el peso con la periodicidad que necesite cada caso, habitualmente se controla una vez por semana, así como la longitud y el perímetro cefálico cada 1 ó 2 meses. La circunferencia del brazo puede ser también de utilidad. Hay que tener presente que pueden ganar peso en poco tiempo por el empeoramiento de la insuficiencia cardíaca (retención hídrica) o perderlo por los diuréticos. Es de utilidad además de pesar al paciente en cada consulta, pedirle a la mamá que pese los pañales para poder hacer un balance de ingresos y egresos y de esta manera determinar si la ganancia de peso se debe a un balance positivo por retención hídrica o bien se trata de una ganancia de peso genuina. La osmolaridad en la orina es útil y fácil de determinar, esta no debe sobrepasar como dijimos los 400 mOsml/l.  Esto es de gran utilidad ya  que limita las extracciones de sangre, lo cual es importante ya que estos niños precisan buenas vías venosas para sus múltiples ingresos hospitalarios.

Los niños con cardiopatías cianóticas  requieren una mayor cantidad de hemoglobina para atenuar la hipoxia tisular, por lo que en ellos cifras normales de hemoglobina y hematocrito indican anemia. La causa más probable es la carencia de hierro, y el mejor parámetro para evaluarla es el volumen corpuscular medio por debajo de 735. Para prevenir la anemia por carencia de hierro en niños con cardiopatías cianosantes es una práctica habitual la administración de suplementos orales, bien continuos en dosis bajas, bien discontinuos en dosis mayores. 6.

A los pacientes con riesgo o clara insuficiencia cardíaca se les aconseja no añadir sal en las comidas y evitar los alimentos salados. En su condición de niños se pueden tolerar pequeños excesos puntuales (por ejemplo, en un cumpleaños). Las necesidades de agua dependen en buena medida de la ingesta de sal, por lo que si ésta se controla no es preciso restringir el agua, salvo en casos de insuficiencia cardíaca grave.


Contacto:
CALLE: 14 Nº 1631 (1900) Bs As – La Plata
TELEFONOS DE CONTACTO: (0221)453-5920
(011) 155063-8206
info@fundacore.org.ar

Sitio diseñado por WADWEB Design | www.wadweb.com.ar
FundaCore Fundación sin fines de lucro CUIT: 33-71449528-9